top of page

Alexander von Humboldt, un científico Alemán en el México Colonial

Conocido como el último científico universal, Alexander von Humboldt, expresó su visión diciendo: "La Naturaleza para mí no son sólo fenómenos objetivos, sino un espejo del espíritu del hombre."


Alexander von Humboldt, científico, humanista, dibujante y escritor, es uno de los personajes más destacados e influyentes en el mundo en el siglo XIX. Sus viajes y sus investigaciones científicas, fueron fundamentales para conocer el medio ambiente natural y la realidad social de los países del Continente americano.


Y en la caso de la Nueva España (es decir, México bajo la dominación española), los estudios publicados por Humboldt fueron esenciales para dar a conocer en Europa y Estados Unidos la riqueza natural y la diversidad cultural de esta colonia americana.

¿Pero, quién fue Alexander von Humboldt y que fue lo que realizó? Veamos:


Hijo de un destacado militar, Alexander nació en Berlín en 1769, en plena época de la Ilustración europea. Como miembro de una familia noble y rica, fue educado por tutores particulares en la casa familiar, el Castillo de Tegel, ubicado en un barrio de aquella ciudad. Sus tutores despertaron en Alexander y en su hermano Wilhelm un interés por el medio natural y el universo, además de transmitirle una educación humanista e ilustrada, bajo la influencia de los textos del científico social Jean Jaques Rousseau.

Imagen: Retrato de Alexander von Humboldt y Elizabeth von Holwede, su madre.


En su niñez, Alexander soñaba con ser militar como su padre, que había muerto cuando el pequeño tenía tan sólo 10 años de edad. Después de estudiar en la Escuela de Minas de Freiberg, Alexander emprendió su carrera como funcionario público prusiano, pero al morir su madre tomó la decisión de dar rienda suelta a sus proyectos científicos, lo que implicaba la realización de viajes alrededor del mundo.

Imagen: Alexander von Humboldt: retrato en grabado al cobre de Auguste Desnoyers. (1805).


Después de desistir de realizar un viaje al continente asiático, Humboldt se decidió por viajar a América, travesía que realizó en tres etapas. Las dos primeras, en Sudamérica, partiendo de Cumaná y Caracas, y en el Alto Orinoco, visitando La Esmeralda y el río Casiquiare. La segunda, de Bogotá a Quito, por los Andes. Y la tercera, recorriendo la Nueva España.

Imagen: Humboldt y Bonpland en la selva, en el Río Orinoco.


Tras recorrer Sudamérica, Humboldt y Bonpland emprendieron el viaje a la Nueva España, que por aquellos tiempos era la colonia más rica del Imperio Español, debido a su gran producción de plata. En marzo de 1803, Humboldt desembarcó en el puerto de Acapulco y emprendió el viaje en diligencia que lo llevaría a la ciudad minera de Taxco, importante destino dado su interés científico por la minería.


El 2 de abril de 1803 llegó a la ciudad de México, en donde estableció contacto con el Virrey Iturrigaray y con científicos y pensadores sociales de la Nueva España. Uno de sus primeros temas de interés fue el de conocer el Calendario Azteca, del que realizó un estudio para contribuir a su interpretación, y la monumental escultura de Coatlicue, la que por cierto tuvo que ser desenterrada, ya que había sido puesta bajo tierra por las autoridades virreinales, quienes se encontraban horrorizadas por lo que consideraban una representación del demonio.

Imagen: Calendario azteca o Piedra del Sol.


Uno de los puntos de interés para Humboldt, fue el sistema lacustre de la Cuenca de México, motivo por el cual navegó en el Lago de Texcoco y visitó el canal de Huehuetoca, que en aquel tiempo estaba siendo construido con la intención de drenar el Lago de Zumpango, como estrategia para evitar las inundaciones a la ciudad de México.

Imagen: Canal de Huehuetoca


En Huehuetoca, Humboldt quedó impactado por las degradantes condiciones de trabajo de los trabajadores indios y castas, motivo por el cual hizo un exhorto al virrey para que se terminara con estos abusos.


Otro de las actividades que desarrolló en su viaje fue la visita a los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl, Cofre de Perote y Pico de Orizaba, entre otros, en todos los cuales realizó estudios geológicos y mediciones.

Imagen: Volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl.


Una de sus las más notables aportaciones a la ciencia en México, fue la elaboración de un mapa de la Nueva España que contenía, no solamente el delineado del territorio continental con sus islas, sus mares, su orografía y su hidrografía, sino que señalaba además los nombres de los principales centros de población.

Este mapa, por cierto, llegaría a ser de gran utilidad para los planes de expansión territorial del gobierno de los Estados Unidos.

Imagen: Mapa de la Nueva España elaborado por Alexander von Humboldt.


Alexander von Humboldt no solo fue un gran científico, sino un hombre de ideales con

ideas progresistas. Por ello, además de alabar las riquezas naturales y la calidad de las

instituciones de la Nueva España, criticó fuertemente la desigualdad social y la miseria que asolaba a esta Colonia.


Al regresar de la Nueva España, en 1804, conoció al que llegaría a ser el libertador de varios países de Sudamérica, Simón Bolívar, coincidiendo con él en su anhelo de lograr la independencia de todas las colonias americanas.

Imagen: Simón Bolívar. Óleo sobre tela.




Te recomendamos ver el video titulado:


Magnífico documental que recrea los viajes científicos de Humboldt a Sudamérica, México y Estados Unidos.


93 visualizaciones0 comentarios

Comments


      NUESTROS PATROCINADORES    

LogoSDR.png
LogoCCO_200px.png
DP_Logo280px.png
LogoAIN_OK.png
bottom of page