top of page

Antonio Rivas Mercado y la Columna de la Independencia

Antonio Rivas Mercado fue un arquitecto, ingeniero y restaurador mexicano. Su obra más notable y conocida es la columna de la independencia, en la Ciudad de México.



A finales del siglo XIX, y bajo el gobierno de Porfirio Díaz, México experimentó por vez primera una etapa de estabilidad y progreso económico, lo que, por supuesto, se vio reflejado en el desarrollo urbano de la Ciudad de México.

Nuevas avenidas, plazas y monumentos, además de casas y edificios, vinieron a embellecer el paisaje citadino. Uno de los arquitectos que contribuyó a este embellecimiento fue Antonio Rivas Mercado.

Veamos:


Nacido en la ciudad de Tepic, en el estado de Nayarit, en 1853, Antonio Rivas Mercado pasó su adolescencia y parte de su juventud en Londres y París. En esta última ciudad estudió arquitectura en la Escuela de Bellas Artes de París e Ingeniería en la Sorbona.

Pero al terminar sus estudios se dedicó a viajar por Italia en bicicleta. Para financiar su viaje, el joven Riva Mercado vendía acuarelas que realizaba él mismo.

Imagen: Ciclista retratado en un estudio. Murcia, España. Fotografía.


Al regresar a México, en 1879, realizó diversas obras arquitectónicas, experimentando con diferentes estilos, como el edificio de la Hacienda pulquera de Santa María Tecajete, inaugurada en 1884, que por cierto era propiedad del presidente Manuel González, la que presenta un imponente aspecto de fortaleza medieval.

Imagen: Fachada de la Hacienda de Santa María Tecajete.


En 1881, Rivas Mercado recibió el encargo de realizar las escaleras monumentales de la residencia de los presidentes de México, es decir, del Alcázar de Chapultepec, lo que le concedió a este espacio histórico la calidad estética que merecía.

Imagen: Escalera de los Leones en el Alcázar de Chapultepec. Fotografía.


Sin duda, una de las más excelsas obras de Rivas Mercado fue el Teatro Juárez, en la ciudad minera de Guanajuato. Este teatro destaca por su pórtico monumental con columnas dóricas, coronado por ocho esculturas que representan a las musas canónicas del arte.

Imagen: Teatro Juárez en la ciudad de Guanajuato.


En su interior sigue el modelo de los teatros europeos con diseño en forma de herradura y 4 secciones de palcos y butacas. Destaca su decoración interior en tonos rojos, de estilo oriental.

El Teatro Juárez fue uno de los foros artísticos más importantes de México y le dio a la histórica ciudad de Guanajuato un esplendor acorde con su importancia histórica y natural.

Imagen: Interior del Teatro Juárez.


Uno de los legados artísticos más valiosos de Rivas Mercado, es la casa que edificó para habitar con su familia, en la colonia Guerrero de esta ciudad, con una peculiar mezcla de estilos artísticos que van desde el Clásico, hasta el Art Noveau y el Morisco.

Esta original casa, que llegó a estar abandonada y en estado ruinoso, pero que fue recientemente restaurada y convertida en museo, constituye un notable testimonio del esplendor artístico porfiriano.

Imagen: Casa de Antonio Rivas Mercado en la Colonia Guerrero.


Sobre la actual calle de Londres, en la Colonia Juárez, se yergue orgullosa la casona construida en estilo Art Noveau por Rivas Mercado.

Para fortuna de los habitantes de la ciudad y de cualquier lugar del mundo, puede ser visitada en su interior, gracias a que alberga nada menos que al Museo de Cera.

Imagen: Casa que ocupa el Museo de Cera en la Ciudad de México.



Otra obra de Rivas Mercado que pasaría a la posteridad, es el edificio de la que fuera hacienda de Chapingo, propiedad del presidente Manuel González, la que en la década de 1880, fue objeto de una profunda remodelación por parte del arquitecto Rivas Mercado, que incluyó la construcción de dos originales, torres que recuerdan a los minaretes de los templos musulmanes.

Imagen: Ex hacienda de Chapingo, hoy en día sede de la Universidad de Chapingo.


La obra más recordada y celebrada de este arquitecto, fue la Columna de la Independencia, edificada a partir de 1900. La construcción de este monumento se enfrentó a grandes dificultades en relación con la cimentación, por lo que tuvo que ser demolida. Al reanudarse la obra en 1907, se introdujo por primera vez en México el sistema de pilotes de hormigón para la cimentación.

Por cierto, la Columna de la Independencia fue solemnemente inaugurada por el presidente Díaz el 16 de septiembre de 1910 y constituye, hoy en día, el monumento más importante de nuestro país.

Imagen: Columna de la Independencia en construcción. Fotografía.



Te recomendamos ver el video titulado:

Minibiografía de Antonio Rivas Mercado”. Producción de Clío. 5 mins.

76 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


      NUESTROS PATROCINADORES    

LogoSDR.png
LogoCCO_200px.png
DP_Logo280px.png
LogoAIN_OK.png
bottom of page