top of page

Gerardo Murillo, Dr. Atl. El pintor vulcanólogo de México.

Dr. Atl, seudónimo de Gerardo Murillo Coronado, fue un investigador de la naturaleza, considerado como el ideólogo del movimiento muralista, en el cual impuso un estilo del que abrevaron Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, José Chávez Morado, entre muchos otros.




Gerardo Murillo, quien adoptó el seudónimo de Dr. Atl, nació en Guadalajara en 1875, en tiempos difíciles para la República Mexicana, justo en el año en que el general Porfirio Díaz se rebeló en contra del gobierno establecido para encumbrarse en le presidencia de México.

Desde joven recorrió Europa. En Roma estudió Filosofía y en la Sorbona de París, Derecho Penal. Estudió múltiples temas como teoría del arte, sociología y sicología y se adentró en el conocimiento de la pintura europea, con especial atención en el arte pictórico renacentista.

Imagen: Gerardo Murillo. Autorretrato. 1899. París, Francia.



Se encontraba viviendo en Europa, cuando en el año de 1913 se enteró de que el presidente Francisco I. Madero había sido asesinado, por lo que decidió volver a su patria. De regreso en México, y a pedido de el dirigente revolucionario Venustiano Carranza, convenció al líder agrarista Emiliano Zapata de que se uniera a la lucha revolucionaria para derrocar al presidente usurpador Venustiano Carranza.

Imagen: Emiliano Zapata y sus colaboradores. Fotografía.



Al triunfar la revolución mexicana formó parte del grupo de artistas que promovió la pintura muralista. Aunque lo cierto es que dedicó su actividad profesional a la pintura de caballete. Una de sus obras destacadas en esta época fue el retrato de Carmen Mondragón, quien era una pintora, poetisa y musa de los artistas mexicanos, además de hija de un general que había formado parte de la conspiración que derrocó al presidente Madero.

Imagen: El Dr. Atl y Carmen Mondragón, a quien Atl dio el sobrenombre de Nahui Ollin sostuvieron una relación amorosa.



Entre sus múltiples campos de estudio, Atl se dedicó a estudiar vulcanología, y se apasionó en conocer los volcanes de México y el mundo, lo que lo llevó a realizar constantes visitas a los volcanes nevados de Iztaccíhuatl y Popocatépetl, entre otros, que se convirtieron en su objeto artístico.

En 1932 pintó el Paisaje en el Iztaccíhuatl, que presenta con maestría el volcán nevado y su entorno natural.

Imagen: Paisaje en el Iztaccíhuatl. 1932. Museo Blastein.



Su pasión por los volcanes lo llevó a acudir a observar uno de los fenómenos más extraordinarios del siglo XX, el surgimiento y erupción de un volcán en el estado de Michoacán, el Paricutín, que sepultó completamente al pueblo de Paricutín y, posteriormente, al de San Juan Parangaricutiro, del que lo único que permaneció visible fue la parte superior de su iglesia, en la que destacan una de las torres y el ábside.

Imagen: Vista de la torre y ábside de la Iglesia que no fueron sepultados por la lava del volcán en el poblado de San Juan Parangacutiro.



En el tiempo que duró la erupción, el Dr. Atl permaneció en sus cercanías, realizando diversas pinturas y observando los pormenores de su actividad. Durante el tiempo que estuvo viviendo junto al volcán, el Dr. Atl tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para amputarle su pierna derecha, aunque no se tiene certeza si esto fue provocado por una caída que sufrió o bien por la inhalación de los gases emanados del volcán.

Imagen: Paricutín. Pintura realizada por el Dr. Atl en 1943.



Después de la pérdida de su pierna, acaecida en 1949, el pintor Gerardo Murillo se vio impedido de continuar realizando exploraciones directas en los volcanes, por lo que optó entonces por realizar pinturas a partir de una perspectiva aérea. Para ello realizó múltiples vuelos en avión y helicóptero, que hicieron posible la realización de una nueva serie de pinturas.

Imagen: Popocatépetl desde un avión. Pintura de Gerardo Murillo. 1958.



Una parte de la colección de pinturas del Dr. Atl se resguarda y exhibe en el Museo de Arte Moderno, ubicado en la primera sección del Bosque de Chapultepec. Sin duda, a Gerardo Murillo le debemos en buena medida la preservación de la memoria del fenómeno vulcanológico en México, ya que Atl no solamente realizó pinturas, sino que escribió libros de registro científico sobre volcanes como el libro titulado Cómo nace y crece un volcán. El Paricutin, 1943.

Imagen: Paisaje volcánico. Dr. Atl.



Gerardo Murillo, Dr. Atl, vivió una larga vida (1875-1964) que le permitió conocer a México en la etapa porfiriana, además de vivir el conflicto armado revolucionario, la guerra cristera y la crucial etapa de la posrevolución que determinó al surgimiento del México moderno. En las últimas dos décadas de su vida recibió diversos reconocimientos como la medalla Belisario Domínguez, en 1956 y el Premio Nacional de las Artes en 1958.

Imagen: Dr. Atl. Con artistas en Monterrey, Nuevo León.



Gerardo Murillo, Dr. Atl, fue sin duda un personaje controvertido, que por una parte contribuyó con el movimiento revolucionario, con el desarrollo de la pintura y las artes y con el conocimiento científico en torno a los volcanes de México, y por otra parte generó un desconcierto en la clase intelectual y política, al dar a conocer sus ideas antisemitas que lo llevaron a promover la ideología nazi en la época de la segunda guerra mundial.

Imagen: Gerardo Murillo en las cercanías del volcán Paricutín. Fotografía.



Te recomendamos ver el cortometraje titulado:


De Jaime Kuri Ariza. Duración 25:44 mins. 


35 visualizaciones0 comentarios

ความคิดเห็น


      NUESTROS PATROCINADORES    

LogoSDR.png
LogoCCO_200px.png
DP_Logo280px.png
LogoAIN_OK.png
bottom of page