top of page

Santa María Tonantzintla y el arte religioso indígena.

Santa María Tonantzintla es un pequeño municipio de San Andrés Cholula, a 10 minutos de la capital del estado de Puebla, México; su principal atractivo es su iglesia considerada la máxima expresión del barroco indígena.



Tan sólo tres años después de consumarse la conquista de México-Tenochtitlan, es decir en el año de 1524, llegaron a la Nueva España los primeros frailes, por cierto, de la orden de San Francisco, quienes tenían la misión de enseñar a los indios de estos territorios, la religión católica. Claro está, los primeros indios evangelizados fueron los que habitaban el centro de México.

Imagen: Bautismo de un cacique indígena. Autor: José Vivar y Valderrama. Siglo XVIII. Museo Nacional de Historia.


El pueblo de Santa María Tonantzintla surgió a fines del siglo XVI, muy cerca de la célebre ciudad de Cholula, en el actual estado de Puebla. Como toda población de la Nueva España, dotado de una pequeña Iglesia o capilla, que con el tiempo fue siendo agrandada, hasta llegar al estado que guarda en la actualidad.

Imagen: Templo de Santa María Tonantzintla. Dibujo.


El nuevo poblado recibió el nombre de Santa María Tonantzintla, en honor a la virgen María y a la diosa prehispánica Tonantzin, también conocida por los indígenas como “nuestra madrecita”, quien era por cierto una deidad protectora del maíz.

Santa María Tonantzintla fue uno de tantos poblados en que sus habitantes practicaron una versión sincrética de la religión católica, que combinaba los santos, los apóstoles y los dogmas de catolicismo, con los dioses y los mitos de la religión prehispánica.

Imagen: Diosa Tonantzin. Escultura en piedra. Museo Nacional de Antropología.


En el siglo XVIII, los artesanos de esta localidad, apoyados por los pobladores, emprendieron la decoración de su templo. Lo extraordinario de esto fue que gozaron de una gran libertad para elegir los personajes y las escenas que serían representadas en los muros, los techos, el altar mayor y el coro del templo, los que por cierto incluían a personajes, dioses y escenas de la religión prehispánica.

Imagen: Interior del Templo de Tonantzintla.


Tal vez lo primero que llama la atención al observar el interior de este templo, son las graciosas figuras de niños indígenas, que portan un copilli o penacho con plumas sobre su cabeza. A los lados del infante podemos apreciar dos frutas, al parecer, granadas chinas, mientras que un adorno de flores ciñe la frente del infante.

Imagen: Niño con copilli. Escultura en madera que forma parte de la ornamentación de los muros del templo.


También podemos contemplar figuras de niños que cargan una enorme canasta. en la que figuran frutas y flores que serán ofrendadas a la Virgen María.

Imagen: Niño cargando una canasta con ofrenda, que forma parte de la ornamentación del templo.


Ahora observemos a dos de los evangelistas de Jesucristo, en primer lugar, a San Lucas portando colorida túnica, quién aparece en el interior de un nicho, que puede parecer la entrada de una cueva, la que a su vez ostenta una colorida decoración con figuras en geométricas en tonos dorados.

Imagen: San Lucas Evangelista. Tallado en madera en el crucero del Templo de Tonantzintla.


Aquí vemos a San Juan Evangelista, quien sostiene un libro en la mano izquierda, también sentado al interior de un nicho. A sus lados pueden observarse dos caras femeninas que parecen emerger de entre los pétalos de una flor.

Imagen: San Juan Evangelista. Tallado en madera en el crucero del templo de Tonantzintla.


Y claro está, no podía faltar la figura de San Miguel Arcángel, quien también ostenta un copilli sobre su cabeza y blande la espada con la que se enfrentó al demonio, además de que viste una túnica en vistosos colores azul y rojo.

Imagen: Arcángel San Miguel. Tallado en el crucero del Templo de Tonantzintla.



Por último, vale la pena mirar con detenimiento la fachada de este maravilloso templo, en la que encontramos dos peculiares figuras del santoral católico, cada uno con una mano extendida hacia el frente, además de la torre campanario que ostenta columnas salomónicas en colores rojo y blanco.

Imagen: Fachada principal del templo de Santa María Tonantzintla.


Santa María Tonantzintla es, sin duda, un gran ejemplo del arte religioso indígena en nuestro país.


Te recomendamos leer:

Un libro editado recientemente, que hace un estudio detallado de la iconografía del templo de Tonantzintla. De venta en Librerías Gandhi y en el propio templo.


Julio Glockner. El paraíso barroco de Santa María Tonantzintla. Puebla 2016.


83 visualizaciones0 comentarios

Comments


      NUESTROS PATROCINADORES    

LogoSDR.png
LogoCCO_200px.png
DP_Logo280px.png
LogoAIN_OK.png
bottom of page