top of page

Trotsky en México

Lev Davidovich Bronstein, más conocido por su pseudónimo León Trotsky llegó a México en 1937 y fue el líder de un movimiento internacional de izquierda revolucionaria identificado con el nombre de trotskismo y entre sus datos curiosos esta el que tuvó un romance cono Frida Kahlo...




En agosto de 1940, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, los habitantes de la Ciudad de México se enteraron, a través de la radio y la prensa, de uno de los sucesos más extraños que pudieran imaginar.

En una casa ubicada en el barrio del Carmen, en Coyoacán, el dirigente comunista exiliado Lev Davidovich Bronstein, mejor conocido como León Trotsky, murió asesinado por un ciudadano español.

La noticia causó conmoción tanto en México, como en la URSS y en el mundo entero.

Imagen: Trotsky en su despacho de la casa de Coyoacán.


¿Pero quién era Trotsky y por qué se encontraba viviendo en México? Veamos.


Lev Davidov Bronstein nació en Ucrania en 1879. Desde muy joven militó en la causa marxista y participó en luchas obreras. En 1917 participó en la Revolución de Octubre, y al triunfar ésta, Lenin quedó al frente del gobierno. Por su parte, Trotsky pasó a formar parte de la dirigencia del Partido Comunista Ruso, junto con José Stalin, Vladimir Lenin, Lev Kamenev y Nicolás Krestnky.

Constituido el gobierno revolucionario fue nombrado Comisario de Asuntos Extranjeros y Comisario de Guerra, teniendo a su cargo la operación del ejército.

Imagen: Lev Davidov en su infancia. Fotografía.



En los años siguientes, Trotsky se consolidó como dirigente del gobierno soviético. Pero en 1924, al morir Lenin, el liderazgo soviético fue tomado por José Stalin. Lo que desató una lucha por el poder, que terminó con la destitución y expulsión de Trotsky de la Unión Soviética.

Imagen: León Trotsky en su juventud.


Tras su expulsión de la URSS, Trotsky se dirigió a Turquía en 1929, país en el que permaneció durante cuatro años, viviendo en la isla de Büyükada. En estos años, Trotsky desarrolló una febril actividad política, organizando la oposición al régimen de Stalin.

Imagen: Vista de Estambul, en Turquía.



En 1933 abandonó Turquía y fue a vivir a Barbizón, Francia, país que lo acogió con la condición de que no desarrollara actividades políticas. Sin embargo, Trotsky fue expulsado de Francia, cuando el gobierno descubrió que continuaba con sus actividades partidiarias.

En la primavera de 1935, se mudó a Noruega, donde las autoridades le habían concedido asilo y donde se publicó su libro La revolución traicionada, obra en que analizaba el ascenso al poder de Stalin. Denunciado por los comunistas y fascistas noruegos las autoridades de aquel país, le mantuvieron en arresto domiciliario.

Imagen: ​Trotsky en su casa en Francia, en 1934.


Mientras esto sucedía, en México, Diego Rivera y otros intelectuales realizaron gestiones ante su gobierno, que dieron como resultado que el presidente Lázaro Cárdenas aceptara conceder el exilio a Trotsky por razones humanitarias.

En enero de 1937, el dirigente soviético llegó al puerto de Tampico, en donde fue recibido por Frida Kahlo y otros de sus simpatizantes, instalándose de inmediato en la casa de Frida Kahlo y Diego Rivera en Coyoacán.

Imagen: León Trotsky, Natalia Sedova y Frida Kahlo en la embarcación que los trajo a México.


Lo que sigue es una historia que ha pasado a formar parte del pasado de México. Trotsky y su esposa Natalia permanecieron por dos años en la casa de la pareja de pintores, en una relación de amistad y solidaridad. Frida y Diego dedicaron parte de su tiempo a mostrarle a sus invitados los sitios históricos y la cultura de México. Mientras tanto, Trotsky continuó realizando sus obras literarias –como la biografía de Joseph Stalin- y promoviendo el ideario trotskista en el mundo.

Imagen: Diego Rivera, León Trotsky y André Bretón, en la casa del primero en Coyoacán.


Por supuesto, en esta historia no podía faltar un drama amoroso. En la cotidianidad de la vida en la Casa Azul, el dirigente soviético y la pintora mexicana sostuvieron una relación amorosa, que seguramente ocasionó un disgusto definitivo entre Trotsky y Diego Rivera.

Por supuesto, esta relación amorosa pasó a formar parte de la historia legendaria de Diego Rivera y Frida Kahlo.

Imagen: Frida y Trotsky. Fotografía.


Dos años después de su llegada a México, Trotsky y su esposa Natalia se trasladaron a una casa cercana ubicada en la calle de Viena, que fue comprada por Trotsky en virtud del donativo que le hizo el Partido Socialista de Estados Unidos.

Sin embargo Trotsky y su esposa sabían que había agentes de Stalin que pretendían asesinarlo. Fue así que el 24 de mayo de 1940, un grupo de hombres comandados por el pintor Siqueiros, quien era firme seguidor de Stalin, se introdujo en el jardín de la casa y disparó centenares de balas hacia el interior, sin lograr acabar con la vida de Trotsky.

Imagen: Trotsky con su esposa Natalia y su nieto, en su casa de Coyoacán.


Pero había otro estalinista pretendiendo ejecutar a Trotsky. El español Ramón Mercader hurgó un cuidadoso plan, que consistía en cortejar a la asistente de Trotsky para introducirse en su casa y asesinarlo.

El 20 de agosto de 1940, Mercader ingresó a la casa para visitar a Trotsky, y al quedar sólo con él por un momento en su despacho, le clavó un piolet que llevaba oculto, lo que ocasionó su muerte.

La muerte de Trotsky fue un triste episodio que cimbró a la sociedad mexicana de aquel tiempo y que contribuyó a enriquecer la ya de por sí legendaria vida de la pintora Frida Kahlo.

Imagen: Policías exhiben el arma con que fue asesinado el dirigente soviético.





Te recomendamos visitar:


La Casa Museo de León Trotsky en Coyoacán, que guarda la memoria de le estancia de este dirigente soviético en México.









79 visualizaciones0 comentarios

コメント


      NUESTROS PATROCINADORES    

LogoSDR.png
LogoCCO_200px.png
DP_Logo280px.png
LogoAIN_OK.png
bottom of page